Yortzait del rabino Yosef Jaím Sonnenfeld (1848-1932), el amado líder de la judería de Jerusalem durante la primera parte del siglo 20, en un tiempo en que la comunidad se estaba restableciendo después de muchos siglos de exilio. Ya sea tratando con asuntos de inmigración, repeliendo la violencia de los árabes o asegurando la santidad espiritual de Jerusalem, el rabino Sonnenfeld estuvo siempre en el frente de batalla para proteger a los judíos en la capital judía. En esos tiempos difíciles, fue un hombre de coraje, erudición, amabilidad, integridad y piedad – que llegó a simbolizar y a formar la Ciudad Santa que tanto amaba.