En 1901 fue fundado el Fondo Nacional Judío con el propósito de comprar tierra para asentamientos en Israel. El FNJ tenía la idea de poner una alcancía en todo hogar judío, y para 1920 alrededor de un millón de las famosas “cajas azules” estaban en hogares judíos en todo el mundo. Además de comprar tierra en todo Israel, el FNJ se expandió a forestación, proyectos de agua, innovación agrícola, caminos, escuelas y servicios para inmigrantes. El FNJ opera bajo el principio de que la Tierra de Israel le pertenece a todo el pueblo judío; basándose en esto, la kneset (parlamento) israelí adoptó luego una ley declarando que las tierras del FNJ no podían ser vendidas, sino arrendadas por períodos de 49 años cada vez. Durante el siglo pasado, el FNJ plantó más de 220 millones de árboles en todo Israel – la única nación en el mundo que terminó el siglo 20 con más árboles de los que tenía en un comienzo.