En 1985 se llevaron a cabo ceremonias preliminares en el sitio del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, en la ciudad de Washington. Dos latas de leche conteniendo tierra y cenizas de los campos de concentración fueron enterradas simbólicamente en el sitio. La construcción del Museo comenzó en julio de 1989 y terminó en abril de 1993. El museo fue inaugurado con discursos del Presidente Bill Clinton, Jaim Herzog y Elie Wiesel. El costo de construcción del museo fue de aproximadamente $168 millones, recaudados con más de 200.000 donaciones privadas. El museo atrae aproximadamente a dos millones de visitantes al año.