En el año hebreo 2448 (1312 AEC), siete semanas después del Éxodo de Egipto, el pueblo judío arribó al Monte Sinaí. Pasaron los cinco días siguientes en intensa purificación y preparación para recibir la Torá.