En 1311 AEC (año hebreo 2449), el pueblo judío dejó el Monte Sinai para ir a Israel. Si los judíos no se hubiesen quejado por las dificultades de viajar por el desierto, hubieran entrado a la Tierra de Israel inmediatamente. Tal como fue, vagaron por el desierto por 40 años antes de entrar a la tierra.

En esta fecha en 1800, D.M. Dyte, un judío inglés, salvó la vida del Rey Jorge III de Inglaterra. El Rey Jorge estaba asistiendo a una presentación teatral, cuando un lunático en la audiencia le disparó al rey. Las dos balas erraron a su objetivo, pasando por sobre la cabeza del rey. Fue revelado que D.M. Dyte había golpeado el arma del potencial asesino mientras apretaba el gatillo. Como recompensa, Dyte pidió (y se le concedió) un monopolio en la venta de tickets para la ópera.