En el año hebreo 2448 (1312 AEC), siete días después del Éxodo de Egipto, el Mar de los Juncos se partió milagrosamente y el pueblo judío cruzó por tierra seca. Luego el mar se cerró, ahogando al Faraón y a sus tropas. Hasta hoy en día, los últimos días de Pesaj son una festividad especial, conmemorando la partición del mar.