En 1939, durante la Campaña Polaca de Septiembre, los nazis ocuparon Cracovia, Polonia, una pujante comunidad judía de 70.000 personas. Los judíos fueron consignados a labores forzadas, y todos los judíos fueron obligados a utilizar brazaletes identificativos. Se ordenó el cierre de las sinagogas y todos los objetos de valor fueron confiscados por las autoridades nazis. En mayo de 1940, los nazis ordenaron una deportación masiva de judíos de la ciudad, dejando sólo a 15.000 en el gueto judío de Cracovia, atiborrados en 3.000 cuartos. El empresario alemán Oskar Schindler vino a Cracovia para aprovecharse de la labor del gueto, y luego trabajó arduamente para salvar judíos, como se retrata en la película La Lista de Schindler. En mayo de 1943, los nazis llevaron a cabo la ‘liquidación’ final del gueto.