En el año hebreo 2448, Moisés golpeó una roca para proveerle agua al pueblo judío en el desierto (Éxodo 17:6). Este se convirtió en el Manantial de Miriam que acompañó milagrosamente a los judíos por los 40 años siguientes.