En 164 AEC, tras la victoria de los Macabeos, fue purificado y reinaugurado el Templo Sagrado en Jerusalem. Las piedras del altar del Templo que habían sido profanadas por los griegos fueron puestas en una cámara de depósito en el Monte del Templo. En los tiempos talmúdicos, este día era celebrado como una festividad.