En el año 67 EC, soldados romanos capturaron Gamla, una fortaleza en la región Israelí del Golán, y mataron a todos sus habitantes. El historiador Flavio Josefo, un líder de la revolución judía en contra de Roma, fortificó Gamla en 66 EC para que fuera el principal punto de apoyo. Los romanos intentaron tomar la ciudad construyendo una rampa en el cerco, pero fueron abatidos por los defensores, sólo lograron penetrar las fortificaciones y conquistar la ciudad en el segundo intento. Miles de habitantes fueron asesinados, mientras que otros eligieron saltar hacia su muerte desde la cima del acantilado. La ubicación de la antigua Gamla fue descubierta en excavaciones arqueológicas durante la década del 70, los restos han sido preservados como un parque nacional.