En 1451 el Papa Nicolás V emitió un decreto prohibiendo todo contacto social entre cristianos y judíos. La iglesia buscaba evitar que cristianos se convirtieran al judaísmo; por toda Europa, aquellos que lo hacían eran condenados a pena de muerte.