En 1938, el gobierno italiano pasó una ley prohibiendo que los judíos enseñaran en escuelas públicas. Unos pocos meses después, el líder italiano Benito Mussolini formó el “Eje” (las fuerzas militares que lucharon contra los aliados en la Segunda Guerra Mundial) con Adolf Hitler. La discriminación continuó en contra de miles de judíos italianos, y en 1943 fueron deportados a campos alemanes, con muchos campos pequeños construidos en Italia también. Recientemente, el antisemitismo ha estallado nuevamente en Italia: en 2003, archivos del Holocausto fueron destruidos en una escuela en Varese, y paredes de una escuela fueron pintadas con grafitis que decían por ejemplo: “Quemen a los judíos”.