Yortzait del Barón Edmond de Rothschild (1845-1934). Miembro de la dinastía banquera Rothschild, prefirió perseguir intereses artísticos, adquiriendo una importante colección de pinturas y estampados que legó al museo del Louvre. En 1882, Rothschild se convirtió en un importante partidario del movimiento sionista, comprando tierra por todo Israel y subsidiando los asentamientos judíos. Financió la primera ciudad judía nueva, Rishon Letzion (“el primero de Sión”), al igual que Zijrón Yaakov, Cesarea y alrededor de 30 asentamientos más. También estableció la industria vinícola israelí cuando ayudó a judíos rusos a huir de pogromos en la década de 1880 y plantó viñedos en Israel. En 1954, sus restos fueron re-enterrados en Israel. Para honrar su memoria, su hijo pagó la construcción del edificio de la Kneset en Jerusalem.