En el año hebreo 2448 (1312 AEC), después de cruzar el Mar de los juncos, los judíos llegaron a un lugar llamado Mará –literalmente “amargo”, porque el agua que había allí era amarga. El pueblo se quejó y Moisés hizo milagrosamente que las aguas se volvieran dulces. Fue aquí que Dios les dio a los judíos algunas de las primeras mitzvot –las leyes de Shabat y algunas leyes civiles- antes de la entrega de la Torá, que ocurriría seis semanas después.