En 354 AEC el profeta Zacarías predijo la reconstrucción de Sión, como está registrado en el libro bíblico de Zacarías (1:7). El Rey Darío de Persia había dado permiso para reconstruir el Templo Sagrado, y Zacarías reprendió al pueblo por no aprovechar inmediatamente la oportunidad de hacerlo.