En 336 AEC, los profetas Ezra y Nehemías convocaron a la comunidad judía en Jerusalem. Allí, como está registrado en el libro bíblico de Nehemías (capítulo 9), recordaron los eventos principales de la historia judía, y se comprometieron a mantener el antiguo pacto.