En 1809, un grupo de 70 discípulos del gran sabio lituano, el Gaón de Vilna, arribó a Israel después de viajar a caballo y en carruajes vía Turquía. El Gaón de Vilna salió para ir a Tierra Santa en 1783, pero por razones desconocidas no pudo alcanzar su objetivo. Sin embargo, inspiró a sus discípulos a hacer el traslado, y se convirtieron en pioneros del asentamiento moderno en Israel (Un gran contingente de judíos jasídicos arribó a Tzfat en la misma época). El líder del grupo de 1809, el rabino Israel de Shklov, se asentó en Tzfat, y seis años después se mudó a Jerusalem, en donde fundó la comunidad ashkenazí moderna. Los primeros años estuvieron llenos de ataques árabes, terremotos y epidemias de cólera. El rabino Israel escribió Peat HaShulján, un compendio de leyes judías sobre agricultura relativas a la Tierra de Israel (Tuvo que escribir el libro de nuevo después de que el primer manuscrito fue destruido por un incendio). La ubicación de su tumba permaneció desconocida hasta que fue descubierta en Tiberias, 125 años después de su muerte. Hoy en día, los descendientes de ese grupo original están entre las familias más prominentes de Jerusalem.