En 1973, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución de cese del fuego para terminar la Guerra de Iom Kipur. La estrategia diplomática de Henry Kissinger obligó a Israel y a Egipto a aceptar el cese del fuego. Sin embargo, la lucha continuaría por otros cuatro días. En la guerra, Israel sufrió la pérdida de 2.600 soldados y 800 tanques. Cuatro años después, el líder egipcio Anwar Sadat visitaría Jerusalem y anunciaría su buena disposición para un tratado de paz permanente.