En 1868, el Ku Klux Klan linchó a un judío, S.A. Bierfield, en Franklin, Tennessee. El KKK fue creado al final de la guerra civil norteamericana, y adoptó rápidamente métodos violentos, asesinando unas 1.300 personas en 1868. Los enemigos del KKK incluyeron a los afroamericanos, los judíos, los homosexuales, y a otros, utilizados como chivos expiatorios para explicar la falta de éxito económico entre los blancos. Aún hoy en día, el KKK enlista entre sus enemigos a los judíos, ellos creen que los judíos operan secretamente el Nuevo Orden Mundial.