En 2104 AEC (1657 a partir de la Creación), cuando las aguas del diluvio finalmente se retiraron, Noaj, su familia y los animales dejaron el Arca. En este día, Dios les ordenó reasentarse y repoblar la tierra.