En esta fecha, en 1949, la población judía de Israel llegó a un millón de habitantes. Con el pasar de los años, las olas de inmigración de los países árabes, Rusia y Etiopía –junto con tasas de natalidad más altas que lo normal— hicieron que la población de Israel llegara a 5 millones de habitantes. Se estima que otro millón de israelíes vive fuera del país.