En esta fecha en 1947, la Legión Árabe rodeó Jerusalem y aisló a sus 100.000 habitantes judíos del resto de la población israelí. Para marzo del 1948 la ciudad ya estaba completamente bajo sitio, y en mayo, Jordania invadió y ocupó el este de Jerusalem, dividiendo la ciudad por primera vez en la historia, y llevando a miles de judíos al exilio. Los árabes procedieron a destruir las 58 sinagogas del Cuarto Judío, y utilizaron lápidas judías del Monte de los Olivos para construir caminos y letrinas. El Muro Occidental, que estaba fuera de los límites para los judíos (a pesar del acuerdo de cese del fuego concediendo libertad de acceso a todos los lugares sagrados), fue restituido nuevamente con la victoria israelí en la guerra de 1967.