En 333 AEC, el profeta Nehemías comenzó a reconstruir la pared destruida alrededor de Jerusalem. Esta fue una primera etapa en la restauración de la capital judía, coronada con la construcción del Segundo Templo Sagrado unos pocos años después.