En 1948, un convoy de 78 empleados médicos judíos, en ruta al hospital Hadassa en el territorio judío del Monte Scopus en Jerusalem, fueron asesinados en una emboscada árabe. La emboscada cortó al hospital del resto de Israel y forzó a Hadassa a trasladarse, abriendo eventualmente un centro médico más grande en 1961 en Ein-Kerem. El complejo del Monte Scopus reabriría después de la reunificación en 1967.