Yortzait del rabino Israel Abujatzira, el gran sabio y cabalista sefaradí conocido como el Baba Sali (1889-1984). Nacido en Marruecos, el Baba Sali hizo aliá después de la creación del Estado de Israel, asentándose eventualmente en la ciudad de Netivot, en el desierto del Negev. Allí sirvió como un centro para judíos buscando consejos, bendiciones, y en muchos casos, milagros. Abundan las historias sobre sus capacidades sobrenaturales – si alguien se quejaba de una afección física, él prescribía una acción espiritual para rectificarla. Si se le traía dinero como regalo, identificaba si había sido ganado de manera “casher” o no. Se había elevado más allá de lo físico hasta el punto de comer sólo pequeños bocados al día. Hoy en día, su tumba en Netivot es un lugar popular de peregrinaje y plegaria.