Yortzait del rabino Yehoshua Isaac Shapira, un líder de la judería europea del siglo 19, conocido por el apodo de Reb Eisele Jarif. Cuenta la historia que cuando su hija estaba preparada para casarse, Reb Eisel buscó al mejor estudiante de la Ieshivá. Entró al salón de estudio y anunció: “Tengo una pregunta muy difícil sobre un pasaje del Talmud. Quienquiera que pueda darme la respuesta correcta tendrá la mano de mi hija para casarse con ella”. Pronto se formó una gran cola, y uno por uno los estudiantes trataron de dar la respuesta. Y a uno por uno, Reb Eisel le explicó por qué la respuesta era incorrecta. Esto siguió por días, y nadie llegó con la respuesta correcta, Reb Eisel empacó y salió. Cuando acababa de llegar al límite de la ciudad, escuchó una voz gritando detrás de él: “¡Reb Eisel, Reb Eisel!” Se dio vuelta para ver a un joven corriendo detrás de él. El estudiante explicó: “Sé que no pude satisfacer la condición para el matrimonio, pero por mi propio bien, ¿podría por favor decirme la respuesta correcta?” “¡Ajá!” gritó Reb Eisel. “Si tienes tal deseo de conocer la verdad, ¡entonces serás mi yerno!”.