En 1957 las tropas israelíes se retiraron de la Franja de Gaza y de la península del Sinaí. Esto ocurrió después de la Guerra de Suez de 1956, en la que Francia, Inglaterra e Israel se unieron para frenar la interferencia egipcia con las embarcaciones en el canal de Suez (El canal era un enlace crucial para el comercio entre Europa y las regiones de India, el norte de África y el Medio Oriente; dos tercios del petróleo de Europa pasaban por el Canal de Suez). En la guerra, Israel pudo anexar Gaza y el Sinaí, pero temiendo un conflicto más grande con la Unión Soviética, el presidente norteamericano Eisenhower forzó un cese del fuego y persuadió a Israel a retirarse. En respuesta a la Guerra de Suez, el gobierno egipcio expulsó a más de 5.000 judíos egipcios y confiscó sus propiedades, y envió a más de 1.000 judíos a prisiones y a campos de detención.