Yortzait del Rabino Itzjak Luria Ashkenazi (1534-1572), el padre de la Cábala moderna, conocido popularmente con el acrónimo Arizal. Nació en Jerusalem, y luego se mudó a Egipto en donde estudió bajo la tutela de grandes sabios como el Radvaz y Shitá Mekubetzet. A la edad de 22, él se enfrascó en el estudio del Zóhar, y pasó los siguientes siete años en casi total meditación y reclusión. A la edad de 36 se mudó a Tzfat, en el norte de Israel, sus colegas en ese lugar fueron Yosef Karo (autor del Código de Ley Judía), el cabalista Moshé Cordovero (Ramak), Shelomó Alkabetz y Moshé Alshij. El Arizal enseñó extensamente sobre reencarnación y transmigración de almas. Su estudiante principal, Jaim Vital, recolectó las clases del Arizal en un trabajo de seis volúmenes titulado Etz Jaim (Árbol de Vida). El Arizal falleció a la edad de 38 años, y hasta hoy en día su tumba en Tzfat es un lugar de peregrinaje y plegaria.

El 5 de Av también es el yortzait del rabino Jaim Ozer Grodzensky (1863-1940), erudito talmúdico y líder de la judería de Europa oriental. Su padre fue un estudiante del rabino Israel Salanter, el fundador del movimiento de Musar (ética). El rabino Grodzensky tenía una memoria infalible (podía recitar textos complejos palabra por palabra), y afirmó que en toda su vida nunca experimentó “olvidar” algo. En los años entre las Guerras Mundiales, fue la figura rabínica central en Lituania, en ese entonces el centro mundial de la erudición en Torá. Escribió un libro de responsa titulado Ajiezer, producto de las miles de preguntas que le enviaron de todo el mundo.