En 1915 se formaron los Batallones Judíos de los Fusileros Británicos Reales, consistiendo de voluntarios judíos de Norteamérica, Inglaterra e Israel. Su objetivo era unirse a los esfuerzos del ejército inglés en la Primera Guerra Mundial para liberar a Israel del gobierno turco. La idea fue propuesta en primera instancia por Zev Jabotinsky, y para 1919, unos 5.000 voluntarios judíos estaban participando en los batallones.