En 1975, Israel firmó con Egipto el pacto de retirada del Sinaí. El acuerdo requirió que Israel se retirara de los territorios que habían sido capturados en 1973 en la Guerra de Iom Kipur, dejándolos como una zona desmilitarizada monitoreada por Estados Unidos y por la ONU. Israel se había retirado previamente del Sinaí en 1956, y en 1982 se retiraría permanentemente siguiendo el acuerdo de Camp David entre Anwar Sadat y Menajem Begin.