En 1948 el primer censo realizado por el Estado de Israel indicó que la población era de 780.000 personas – 91% judía y 9% árabe. Una vigorosa afluencia de judíos arribó durante los años siguientes, cuando 750.000 refugiados judíos huyeron de países árabes. Subsecuentemente, Israel atestiguó la dramática vuelta a casa de judíos de Etiopía, de la ex Unión Soviética y de docenas de otros países. La población de Israel en este momento es de 6,5 millones de habitantes, de los cuales el 18% es árabe.