Esta fecha marca la muerte de Marc Chagall (1887-1985), el pintor judío más grande de los tiempos modernos. Chagall retrató temas bíblicos, al igual que la vida en los pueblos de Europa oriental. El estilo de Chagall es como de ensueño, valiéndose en gran medida de simbolismos como violinistas, candelabros y vacas. Con la ocupación alemana de Francia durante la Segunda Guerra Mundial, y la deportación de los judíos hacia los campos de concentración, Chagall huyó de París hacia Estados Unidos (Volvió a vivir en Francia después de la guerra). Chagall creó un mural para la Kneset (Parlamento Israelí), y pintó vitrales para la sinagoga del Hospital Hadassa en Jerusalem. Hoy, un Chagall original puede venderse en más de $10 millones de dólares.