El 4 de julio de 1976, mientras Estados Unidos estaba celebrando su bicentenario, comandos israelíes realizaron una incursión espectacular para rescatar 100 judíos que estaban siendo mantenidos como rehenes en el aeropuerto de Entebe en Uganda. Una semana antes, un vuelo de Air France fue secuestrado por terroristas palestinos, que aterrizaron el avión en Uganda con el apoyo del dictador Idi Amín. Los terroristas amenazaron con matar a todos los rehenes judíos si el gobierno israelí no liberaba terroristas palestinos (Asombrosamente, la tripulación del vuelo eligió voluntariamente quedarse con los cautivos judíos en lugar de ser liberados para ser regresados a Paris. Ellos fueron amonestados por los ejecutivos de Air France y suspendidos temporariamente). El gobierno de Israel se rehusó a negociar con los terroristas, y planeó rápidamente una misión de rescate. Convenientemente, Israel tenía los planos del edificio en donde los rehenes estaban siendo mantenidos – el edificio había sido construido por una firma de construcción israelí. Doscientos soldados israelíes fueron llevados a Entebe en avión, llevando con ellos un Mercedes negro camuflado para parecer el auto personal de Idi Amín. La incursión duró un total de 58 minutos, durante los cuales todos los terroristas fueron asesinados, y todos menos tres rehenes fueron rescatados a salvo. La incursión, apodada Operación Thundervolt, fue más tarde renombrada operación Yonatán – en honor al Coronel Yonatán Netanyahu (Hermano del Primer Ministro Israelí, Bibi Netanyahu), el líder de la incursión, y el único soldado israelí que murió en la operación.