En 1974, las Naciones Unidas aprobaron una resolución concediéndole a la OLP el status de observador. Este fue el primer reconocimiento a la OLP por un cuerpo político importante, y fue visto por muchos como el comienzo del camino para un eventual estado palestino. La decisión de la ONU llegó nueve días después de que Yasser Arafat se dirigiera a la plenaria de la ONU en Nueva York. En el discurso, con una funda de pistola atada a su cadera, Arafat se comparó a George Washington y a Abraham Lincoln. Para 1980, la OLP había sido reconocida por las naciones europeas, y por Israel en 1994.

Esta fecha también marca la muerte de Golda Meir (1898-1978), ex primer ministro de Israel. Nacida en Kiev, Rusia, sufrió pogromos brutales y se mudó con su familia a Milwaukee a la edad de ocho años. Diez años después, mientras organizaba en Estados Unidos una marcha de protesta en contra de los pogromos rusos, decidió hacer aliá. Se involucró en política a la edad de 24 años, y estuvo entre los que firmaron la declaración de independencia de Israel. Meir se convirtió en la primera embajadora israelí en la Unión Soviética, y sirvió como primer ministro durante la tensa época de la Guerra de Iom Kipur. Una vez dijo: “La paz llegará cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros”.