En esta fecha en 1960, Jonas E. Salk finalizó una propuesta para construir el Instituto Salk para Estudios Biológicos cerca de San Diego. Salk (1914-1995) había alcanzado la fama como el médico que descubrió la primera vacuna contra la poliomielitis, mientras trabajaba en la Universidad de Pittsburgh. La poliomielitis era una enfermedad muy temida, que causaba parálisis y a menudo la muerte. Una epidemia de poliomielitis en 1916 dejó a 6.000 norteamericanos muertos y a 27.000 paralizados (el Presidente Franklin Roosevelt contrajo poliomielitis a los 39 años). En 1952 fueron registrados unos 57.000 casos de poliomielitis en los Estados Unidos. Después de que la vacuna estuvo disponible, los números bajaron un 90% en dos años (otro judío, el Dr. Albert Sabin, desarrolló la primera vacuna oral contra la poliomielitis). Desde su fundación, el instituto Salk se ha enfocado en biología molecular y genética, y ha entrenado a más de 2.000 científicos, incluyendo muchos ganadores del Premio Nobel.