En 1834, agitadores drusos atacaron y mataros a judíos en la ciudad de Tzfat, y en otras ciudades a lo largo de todo Israel. Sólo tres años después, Tzfat fue prácticamente destruida por un terremoto. Después de la expulsión de los judíos de España en 1492, muchos eruditos prominentes se asentaron en Tzfat, y el Código de la Ley Judía (“Shulján Aruj”) fue escrito allí. Tzfat se convirtió en el centro del misticismo judío, estimulado por la presencia del gran Arizal. Tzfat es una de las cuatro ciudades sagradas de Israel, y hoy en día continúa siendo un centro popular para el estudio y el misticismo.