Esta fecha marca la terminación de la Septuaginta, la traducción de la Biblia al griego, en el tercer siglo AEC – la más antigua traducción de la Biblia. La Septuaginta deriva su nombre de la palabra latina para ‘setenta’, aludiendo a los 72 eruditos judíos reclutados por el rey egipcio Ptolemy para traducir la Biblia para ser incluida en la biblioteca de Alejandría. El proyecto fue visto como algo trágico por los rabinos, como si prometiera drenar la vitalidad judía y aumentar la habilidad de las sectas no judías para convertir a los judíos. La leyenda dice que los rabinos trataron de sabotear el proyecto. Pero a pesar de que los traductores se encontraban en piezas separadas, todos produjeron idénticas versiones del texto – incluyendo 15 “malas traducciones” intencionales. El lado positivo es que la Septuaginta abrió la Biblia a las masas – ayudando a esparcir los ideales judíos de monoteísmo, paz y justicia, que se convirtieron en los estándares morales básicos del mundo civilizado.