Yortzait del rabino Eliezer Silver (1882-1968), quien sirvió en la comunidad de Cincinnati por cuatro décadas. El rabino Silver es más conocido por encabezar los esfuerzos para rescatar judíos del Holocausto. Como líder de la “Agudat HaRabanim”, juntó millones de dólares. Utilizó los fondos para producir documentos falsos y para pagarles a contrabandistas –salvando directamente al menos 10.000 vidas judías. En octubre de 1943, Silver organizó una reunión de 200 rabinos en Washington, el esfuerzo incitó al presidente Roosevelt a crear la Junta de Refugiados de Guerra, que rescató a decenas de miles más de la “Solución Final” de Hitler. Después de la guerra, el rabino Silver viajó a Campos de Personas Desplazadas para ayudar a los sobrevivientes del Holocausto a comenzar una nueva vida. También rescató a cientos de niños judíos que habían sido colocados en orfanatos católicos (los padres colocaban a sus hijos allí para evitar que atravesaran los horrores de los campos de concentración). A menudo, los padres habían sido asesinados durante la guerra y no había nadie que los reclamara. El rabino Silver descubrió que los Curas que operaban los orfanatos a menudo no sabían, (o se rehusaban a) identificar qué niños provenían de familias judías, pero el rabino tenía una solución; él se metía en el comedor, se paraba en una silla, y proclamaba lo más fuerte que podía: “Escucha Israel, Hashem es nuestro Dios, Hashem es Uno”. De repente, el orfanato se llenaba de niños llorando por sus madres. El rabino Silver miraba al Cura y decía: “Esos niños son míos”.