El año pasado, la Biblioteca del Holocausto Wiener de Londres organizó una exposición llamada "La resistencia judía durante el Holocausto", donde se dieron a conocer por primera vez algunas historias increíbles de los actos de resistencia de personas comunes y corrientes.

Have Groisman – Salvó niños en Bélgica

Una de estas heroínas fue Have Groisman. Ella nació en Bessarabia(en la actualidad Moldova) en 1910, llegó a Bélgica para estudiar en la universidad y allí se quedó. Se convirtió en una trabajadora social y en 1933 se casó con otro judío de Bessarabia, Hertz Jospa. Have y Hertz ayudaron a los combatientes antifascistas en la Guerra Civil española, albergando a niños refugiados y protegiendo de las autoridades a combatientes antifascistas internacionales.

Hertz y Have Jospa

Cuando la Alemania nazi invadió Bélgica en 1940, Have y Hertz se unieron a la resistencia belga. Have recibió el nombre de guerra Ivonne. Ella ayudó a fundar el ultra secreto Comite de Defense des Juifs, o comité de defensa de los judíos, dedicado a ocultat a niños judíos en conventos, orfanatos y con familias belgas que apoyaban la causa. Have falsificó cupones de comida y documentos de identidad para niños y adultos judíos, y llevó un detallado registro de la ubicación exacta de cada niño judío, para que un día sus familias pudieran ir a reclamarlos, incluso si los niños ya no recordaban a sus padres biológicos ni a sus parientes judíos.

Have describió la amplitud de su proyecto a la Biboioteca Wiener: "Cada niño recibía un nombre falso. Era vital que pudiéramos identificar a cada niño oculto con un nombre ficticio, porque ciertos niños eran muy pequeños y sólo conocían su nombre ficticio. Asimismo, nuestro servicio tenía que saber exactamente dónde se encontraban los niños. Para cumplir con estos importantes requerimientos, establecí una oficina con documentos codificados que contenían toda la información necesaria… Pensé que si bien nuestra primordial preocupación era la seguridad física de los niños, también debíamos en la medida de nuestras posibilidades asegurar su paz y su estabilidad mental, y satisfacer sus necesidades afectivas manteniendo el contacto con sus padres…".

El peligro era un compañero constante. Los escondites del comité a menudo fueron revisados y los miembros del comité clandestino evidentemente serían arrestados si llegaban a descubrirlos. En 1943, Hertz fue arrestado y lo enviaron a Buchenwald. Durante dos largos años Have creyó que lo habían asesinado, pero milagrosamente sobrevivió y fue liberado en 1945.

Una foto tomado durante la liberación del campo de concentración de Buchenwald. Hertz Jospa está en la fila superior, en el centro (Cortesía de la familia Jospa)

A Have se le atribuye haber salvado a 2.400 niños. Ella continuó liderando a ex miembros de la resistencia hasta su muerte en el año 2000. Los documentos que ella y su esposo escribieron describiendo sus actividades durante la guerra están en la Biblioteca Wiener y cuentan la historia con sus propias palabras.

Tosia Altman – Organizó la resistencia judía secreta en los guetos de Polonia

Tosia Altman nació en una familia sionista de Polonia en 1918, y cuando era una adolescente se unió al movimiento juvenil Hashomer Hatzair ("la joven guardia"). En 1935 comenzó a prepararse para hacer aliá, irse a vivir a Israel. Tosia era entusiasta y popular, y en 1938 el movimiento juvenil le pidió que postergara su plan y en cambio viajara a Varsovia, donde estaría a cargo de la educación de los jóvenes. Esa tarea finalmente costó la vida de Tosia: ella se convirtió en una de las líderes judías más importantes de Polonia, y arriesgó constantemente su vida para ayudar a sus hermanos judíos.

Tosia era rubia y hablaba fluidamente en polaco. En un primer momento, su apariencia "aria" le permitió moverse entre las diversas comunidades judías. Hashomer Hatzair le pidió que traficara información, documentos y armas y que organizara los grupos de resistencia armada. De 1939 a 1940, Tosia y otros miembros de Hashomer Hatzair viajaron por Polonia y Lituania fortaleciendo la moral judía y la resistencia. En 1940, los nazis comenzaron a trasladar a los judíos a guetos sumamente fortificados.

Tosia Altman (Cortesía del archivo Moreshet)

Desafiando casi lo imposible, Tosia logró entrar y salir de varios guetos, llevando armas y planes para ayudar a fomentar la resistencia judía. Ella formaba parte del comité que planeó una rebelión en el Gueto de Vilna, y posteriormente difundió el mensaje de la resistencia armada a los guetos judíos en Grodno y Varsovia, en Polonia.

En 1943, Tosia ayudó a Hashomer HaTzair y a otros grupos sionistas a organizar el levantamiento del Gueto de Varsovia, un gran acto de resistencia en donde los judíos lucharon contra los nazis durante casi un mes, en abril y mayo de 1943. Tosia estableció contactos secretos con grupos de resistencia comunistas no judíos fuera del gueto y logró introducir valiosas granadas al gueto. Ella luchó en el levantamiento y logró salir con vida del gueto. Pero entonces se incendió el ático de la fábrica en donde se estaba escondiendo. Ella saltó del edificio en llamas y fue arrestada por la policía polaca, que de inmediato la entregó a los nazis. Tosia murió el 26 de mayo de 1943 por las heridas que sufrió a causa del fuego y probablemente también fue torturada por los nazis.

En su carta final a sus compañeros en Israel, Tosia se refirió a la terrible tragedia que sufría el pueblo judío: "Los judíos mueren ante mis ojos, y yo no puedo hacer anda. ¿Alguna vez trataron de derribar un muro con su cabeza?".

El grupo Baum – la resistencia a los nazis en Berlín

Cuando los nazis subieron al poder en Alemania en 1933, Herbert y Marianne Baum, una joven pareja judía que vivía en Berlín, comenzó a organizar encuentros secretos para planear cómo oponerse al nuevo régimen y contrarrestar su propaganda. Muy pronto, muchos jóvenes judíos comenzaron a participar en las reuniones, y el grupo comenzó a llamarse a sí mismo el Baum Gruppe, el Grupo Baum. Ellos escribieron, imprimieron y distribuyeron literatura antifascista.

Herbert Baum, 1935. Baum probablemente fue asesinado por los nazis en prisión en 1942. (Colección de la Biblioteca del Holocausto Weiner).

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, ellos intentaron organizar la resistencia entre los judíos de Berlín. En 1940, Herbert Baum fue arrestado y obligado a trabajar como esclavo para la compañía de ingeniería Siemmens, con base en Berlín. Incluso allí, bajo las más difíciles condiciones, él organizó un grupo de judíos que se resistieron a los nazis y facilitaron el escape de algunos de los trabajadores para que pudieran unirse a la resistencia de Berlín.

En 1942, los miembros del Baum Gruppe encendieron una exhibición de arte nazi en Berlín. En represalia, los nazis emprendieron una gran persecución, descubrieron las identidades del grupo y los arrestaron a ellos y a otros cientos de judíos de Berlín. Algunos fueron ejecutados de inmediato, y otros fueron enviados a campos de concentración, donde fueron asesinados posteriormente. Herbert Baum fue torturado hasta que murió.

"Con el Baum Gruppe, tenemos algunos relatos que nunca antes fueron presentados", explica la Dra. Warnock. "No quedaron muchos sobrevivientes del grupo". Uno de sus miembros logró escapar. Ella estaba muy enferma cuando la arrestaron y los nazis la transfirieron a un hospital, desde donde logró escapar. Posteriormente pudo brindar su testimonio a los investigadores de la Biblioteca Wiener.

La sobreviviente declaró: "En ese momento (1942) a los judíos antifascistas les resultaba muy difícil vivir clandestinamente. La Gestapo gradualmente logró arrestar a todo el grupo. Hubo tres juicios en los que emitieron 22 sentencias de muerte por ahorcamiento. Estas ejecuciones tuvieron lugar y el resto de los miembros del grupo que fueron arrestados fueron asesinados en diversos campos de concentración. Ninguna de las víctimas del grupo Baum tenía más de treinta años. Los más jóvenes entre ellos ni siquiera tenían dieciocho años".

Phillip Manes – Resistir a la desesperación a través de la cultura en Theresienstadt

En la Biblioteca Wiener se encuentra el extraordinario diario de Phillip Manes (1875-1944), un escritor y comerciante judío que se resistió a los nazis, no a través de las armas sino alentando el espíritu de los prisioneros judíos y defendiendo la capacidad de los prisioneros judíos de pensar libre y creativamente.

En 1942, Phillip y su esposa Gertrude fueron arrestados en Alemania y los enviaron al famoso campo de concentración "modelo", Theresienstadt, en Checoslovaquia. En Theresienstadt, los judíos recibieron un poco más de libertad y mejor trato que en el resto de los campos de concentración. Theresienstadt era dirigido como un campo de concentración "modelo", utilizado para la propaganda nazi, para mostrarle al mundo y a los visitantes extranjeros que los nazis supuestamente trataban bien a los judíos.

Retrato de Phillip Manes dibujado por otro prisionero, Arthur Goldschmidt, en 1944 (Cortesía de la Colección de la Biblioteca del Holocausto Wiener).

En Theresienstadt, y en otros campos, los judíos resistieron a las denigraciones nazis en muchas maneras: artística, cultural y espiritualmente. Al mantener una intensa vida privada, los judíos pudieron continuar con su vida judía, a pesar del lúgubre entorno. Muchos judíos siguieron rezando e incluso mantuvieron servicios de plegarias secretos. Los judíos continuaron creando música y arte para aferrarse a su identidad judía incluso bajo las narices de los guardias nazis.

Cuando Phillip Manes llegó a Theresienstadt, expresó su resistencia al nazismo rebelándose en la medida de sus posibilidades. Él dirigió el "Servicio de orientación" del campo de concentración, que ayudaba a los nuevos prisioneros a establecerse en el campo. Muy pronto, Manes comenzó a organizar regularmente eventos culturales. Él invitaba a los prisioneros más famosos a dar charlas, organizó conciertos y lecturas de obras dramáticas. Él organizó más de 500 de estos eventos culturales que les permitían a los prisioneros sentirse libres, aunque fuera por un instante, mientras se distraían de la espantosa realidad escapándose al arte y la cultura. Los prisioneros que asistían a estos eventos se llamaron a sí mismos el "grupo Manes".

Phillip Manes escribió largos diarios que eventualmente llenaron nueve cuadernos. Además de registrar sus propios pensamientos y experiencias, él incluyó reportajes a otros prisioneros. También registró el testimonio de las deportaciones regulares desde Theresienstadt a Auschwitz. Su última entrada se detuvo en medio de una frase: el 28 de octubre de 1944, Phillip y Gertrude Manes fueron enviados en uno de los últimos transportes de Theresienstadt a Auschwitz, donde los asesinaron apenas llegaron. Sus diarios lo sobrevivieron y eventualmente se los enviaron a su hija Eva, quien los donó a la biblioteca Wiener, donde ahora son exhibidos.

Entender la resistencia judía durante el Holocausto

Para la Dra. Bárbara Warnock, es crucial entender "la resistencia judía durante el Holocausto", y las miles de maneras en que los judíos se resistieron. "Queremos que la gente entienda la escala y la variedad de la resistencia judía por toda Europa", explicó la Dra. Warnock, señalando que la gente no siempre piensa en los judíos al imaginar la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de los errores populares, los judíos estuvieron a la vanguardia de la resistencia a la tiranía nazi. Los judíos se resistieron de cualquier manera que les fue posible: algunos lucharon físicamente contra los nazis, mientras que otros se resistieron espiritualmente, insistiendo en recitar las plegarias judías en secreto cuando tenían la posibilidad de hacerlo.

"Lo que me sorprendió al investigar el tema, fue la gran variedad, la calidad y la diversidad de la resistencia judía en todo el continente. Hay muchísimas historias", observó al Dra. Warnock.