“Yo no soy primer ministro, o filántropo. Empecé distribuyendo unas cuantas cestas de comida y eso se convirtió en 1.000.000. Yo sé lo que es sentir hambre, y es por eso que lucho para dar comida a los pobres”, explica Aryeh Lurie, fundador del Yad Ezra V'Shulamit.

Cuando Aryeh Lurie mira los ojos de una persona hambrienta, él siente el dolor; porque él estuvo en esa situación cuando pequeño, él sabe lo que se siente cuando una persona quiere satisfacer sus necesidades básicas, como por ejemplo tres comidas al día, y no puede hacerlo.

Como hijo de persas e inmigrantes iraquíes, Lurie recuerda vívidamente su adolescencia en Israel. Los días en que a veces tenía un sándwich para llevar a la escuela, pero a veces no. A veces el almuerzo consistía en pickles que su madre hacía, recogiendo los pepinos que quedaban dispersos en el famoso mercado de Majané Yehudá.

“Crecer en la pobreza no es una mala cosa. Cuando eres pobre, no sólo eres humilde, sino que desarrollas una sensibilidad hacia los demás. Mis padres me criaron para pensar constantemente en ‘qué podemos hacer por otra persona que tiene menos que nosotros’. Yo recuerdo a mi madre haciendo cholent de patatas y frijoles. El primer plato iba para el vecino que tenía menos que nosotros”, recuerda Lurie.

Es esta poderosa filosofía que permaneció con él hasta hoy y le permitió fundar la organización Yad Ezra V'Shulamit, que fue llamada así en honor a sus padres, Ezra y Shulamit Lurie.

“Mis padres inculcaron en nosotros mucha fuerza. Mi padre solía decir: ‘Esa situación en tu vida va a cambiar. Tendrás días mejores y más prósperos. No importa en qué situación estés, siempre debes cuidar del bienestar de los demás. Piensa en aquellos que no tienen casi nada. Piensa en lo que puedes hacer en beneficio de ellos’”.

En 1988, Lurie creó en Jerusalén una organización sin fines de lucro que proporcionaba cestas de comida a 50 familias necesitadas, que no tenían certeza sobre si tendrían algo para comer al día siguiente. Lo que comenzó con una pequeña y humilde organización con dos trabajadores, un camión y un conductor, creció y se transformó en una de las mayores instituciones de ayuda de todo el país que provee servicios para los necesitados. Yad Ezra V'Shulamit ha distribuido más de 1.000.000 de cestas de comida hasta hoy.

Si quieres apoyar a Aryeh Lurie y ayudar a alimentar a más familias necesitadas en Israel, haz clic aquí.