Hemos escuchado mucho sobre el increíble éxito de la Cúpula de Metal, Kipat Barzel, el sistema anti-misiles de Israel que ha interceptado exitosamente cientos de misiles de Gaza.

En hebreo la palabra para "cúpula" es kipá – la misma palabra que se utiliza para el cobertor de cabeza judío.

En el judaísmo, lo físico y lo espiritual componen dos lados de cada batalla.

El Midrash relata que durante la guerra judía contra Midián (Números capitulo 31), cada soldado que salía a la batalla tenía a otra persona designada que rezaba y estudiaba Torá por él.

Similarmente en los días del Rey David, el característico ataque judío por ambos flancos, consistía de armas y rezo (Talmud – Makot 10a).

El ejército entrena a sus soldados a pensar en términos de una unidad. De la misma forma, el pueblo judío hoy en día debe pensar en términos de una unidad colectiva. La única forma de vencer a nuestros enemigos es agrupándonos.

Maimónides escribe que es una mitzvá rezar durante tiempos agitados. La falta de rezo es crueldad, dice él, dado que eso podría causar que las cosas se pusieran peor. Rav Moshe Sternbuch de Jerusalem explica:

Si Dios nos muestra milagros y nosotros no respondemos fortaleciéndonos espiritualmente… entonces somos entregados a fuerzas de la ley de la naturaleza y los misiles inexplicablemente comenzarán a dar en sus blancos con mayor frecuencia. Eso significa que las vidas de los judíos – nuestros hermanos y hermanas viviendo en Israel – están en peligro mortal.

Es por eso que debemos elevar nuestro nivel de conciencia de la presencia de Dios, al punto que nos volvamos merecedores de un tratamiento supernatural.

Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de ayudar al esfuerzo de guerra israelí. Un nuevo programa de militantes empareja individuos de todo el mundo con un soldado israelí o un residente en peligro. Cuando te inscribes, recibirás el nombre en hebreo de un soldado.

A través de hacer actos de bondad y rezar en nombre de este soldado o residente, puedes sumar a su mérito espiritual y ser parte del esfuerzo de guerra.

Todos – jóvenes y ancianos, ricos y pobres, de izquierda y de derecha – pueden participar.

Es simple, es uno a uno, y es muy poderoso.

En relación con la amenaza a Israel, el renombrado Rav Aharon Yehuda Leib Shteinman dijo:

"Las personas no entienden – o no quieren entender – cuán peligrosa es nuestra situación en la Tierra de Israel. Hay amenazas a cada momento, y si Dios no nos protegiera, habría un completo caos. Cada rezo es importante… Dios quiere nuestros rezos, así que Él intenta conmocionarnos como pueda, para que las personas comiencen a rezar".

Estos rezos invocaran en nosotros una mayor conciencia de que es finalmente Dios, y no los eventos políticos, lo que es crucial para nuestro bienestar.

Además, los soldados (y sus familias) aprecian el consuelo de que judíos alrededor del mundo los estén apoyando espiritualmente. Esto trae unidad, conexión y protección espiritual para el pueblo judío.

Piensa en ello como si fueras un guardia para todos nosotros.

Para participar en el proyecto de rezos, o para inscribir a un soldado que conoces, visita: www.shmiraproject.com (sitio en inglés y en hebreo).

O llama: Israel 02-581-1911 / USA: 443-203-8592

Y que por el mérito de unirnos, veamos un rápido y exitoso final a nuestras operaciones de defensa, sin más víctimas.

Rezo por los soldados

Él, que bendijo a nuestros patriarcas Abraham, Itzjak y Iaacov, que bendiga a los combatientes de las Fuerzas de Defensa de Israel, quienes defienden nuestra tierra y las ciudades de nuestro Dios, desde la frontera con el Líbano hasta el desierto de Egipto, y desde el Gran Mar hasta llegar a la Aravá, en la tierra, en el aire, y en el mar.

Que Dios haga que los enemigos que se levantan en nuestra contra sean fulminados delante de nuestros soldados. Que El Santo, Bendito Sea, proteja y rescate a nuestros luchadores de todo problema y peligro, y de toda plaga y enfermedad, y que Él mande bendiciones y éxito para todas sus acciones.

Que Él conduzca a nuestros enemigos y los coloque bajo el dominio de nuestros soldados y que les garantice salvación y los corone con la victoria. Y que se cumpla para ellos el versículo: "Porque es el Señor, tu Dios, quien va contigo a luchar contra tus enemigos por ti para salvarte".