Denis MacEoin le envió esta carta a Malcolm Levitt, profesor de la Universidad de Southampton, quien ha apoyado el boicot de Stephen Hawking a Israel.

Tema: políticas explicitas de Israel
Prof. Malcolm Levitt
Departamento de Química
Southampton University
11 de mayo de 2013

Estimado Profesor Levitt:

No soy experto en química, de hecho, no soy un científico de ningún tipo. Mi especialidad académica existe en un campo muy diferente, pero es uno que espero sea de particular relevancia para el tema de este email. Soy ex-profesor de Estudios Árabes e Islámicos y editor jefe de The Middle East Quarterly, un periódico internacional sobre el Medio Oriente. Mi postgrado fue en un área adjunta de estudios persas. Tengo un interés particular en el Medio Oriente (en donde he vivido, primero en Irán y luego en Marruecos) y mis numerosas visitas a Israel han generado en mí un interés particular por los temas relacionados con este país, tanto religiosos como políticos.

Hoy fui informado sobre una declaración que usted hizo recientemente, sobre la decisión del Profesor Stephen Hawking de boicotear una conferencia debido a que iba a ser realizada en Israel, cuando usted dijo: “Israel tiene una política completamente explicita de hacerle la vida imposible a la población no judía y lo considero absolutamente inaceptable”. Asumiendo que lo he citado correctamente, me siento obligado a preguntarle de dónde obtuvo usted una perspectiva tan manifiestamente absurda. Al igual que cualquiera, me siento libre para criticar a Israel cuando las políticas de su gobierno se desvían del buen camino. Al igual que todo país, Israel comete errores. Pero cuando el nivel de las acusaciones de los críticos está simplemente divorciado de la realidad – que Israel practica el apartheid, por ejemplo, o que es un "estado nazi" – no puedo permitir que esos comentarios pasen inadvertidos.

Israel es el único país de Medio Oriente sobre el cual no se puede decir que 'tiene una política absolutamente explicita de hacerle la vida imposible' a adherentes de cualquier fe que no sea la dominante.

Israel es el único país de Medio Oriente (y a menudo de una zona mucho mayor) sobre el cual simple y categóricamente no se puede decir que 'tiene una política absolutamente explícita de hacerle la vida imposible' a adherentes de cualquier fe que no sea la dominante. En Irán, por ejemplo, los miembros de la religión indígena Bahai (sobre la que he escrito extensamente) son colgados, encarcelados, discriminados en todas las profesiones, rechazados en las universidades y son amenazados con genocidio. Los cristianos, los pertenecientes a la doctrina de Zoroastro y los judíos son tratados con dureza. Para muchos, la vida es imposible. Los judíos han sido expulsados de todos los países árabes. En la mayoría de los países árabes (notablemente Egipto), los cristianos son perseguidos, las iglesias son destruidas y comunidades enteras han emigrado durante los últimos diez años. Todos esos son países que usted podría condenar.

Israel es el único país en Medio Oriente cuya población cristiana ha crecido constantemente desde 1948. Y el trato que reciben los Bahai en Israel es ejemplar: ellos tienen su centro internacional en Haifa, en donde han construido jardines, terrazas y edificios de mármol blanco mirando hacia el Mediterráneo, la mitad de un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que deja al régimen iraní en vergüenza. La otra mitad del sitio de la UNESCO está situado en las afueras de Aco, y contiene el lugar más sagrado de los Bahai. En Irán, cada uno de los sitios sagrados de los Bahai ha sido demolido, para nunca ser reconstruido. Todo cementerio Bahai ha tenido la misma suerte.

En Israel, la Ley de Protección de los Sitios Sagrados de 1967 garantiza la seguridad de todos los sitios sagrados judíos y no judíos:

1. Los Sitios Sagrados serán protegidos de profanación y de cualquier otra violación y de cualquier cosa que pueda violar la libertad de acceso de los miembros de las diferentes religiones a los lugares sagrados para ellos o sus sentimientos respecto a esos lugares.

A. Todo el que profane o viole un Lugar Sagrado podrá ser encarcelado por un período de siete años.

B. Todo el que haga algo similar a violar la libertad de acceso de los miembros de las diferentes religiones a los lugares sagrados para ellos o para sus sentimientos respecto a esos lugares podrá ser encarcelado por un período de cinco años.

2. Esta ley agregará a, y no quitará de, toda otra ley.

3. El Ministro de Asuntos Religiosos se encargará de la implementación de esta Ley y puede, después de consultar con, o en base a la propuesta de representantes de las religiones concernidas, y con el consenso del Ministerio de Justicia, hacer regulaciones en cualquier asunto relacionado a tal implementación.

4. Esta Ley entrará en vigencia en la fecha de su adopción por la Knéset.

Esta Ley es aplicada con rigurosidad en lugares judíos, musulmanes, cristianos, Bahai y otros sitios sagrados. No hay nada ni remotamente similar a ella en ningún país islámico. En Arabia Saudita está expresamente prohibido construir iglesias, sinagogas, templos, y para los cristianos y otros es incluso ilegal reunirse en sus propias casas para orar.

La ley israelí de ciudadanía y otras leyes relacionadas les confieren a todos los ciudadanos los mismos derechos y responsabilidades. Esto aplica a los no judíos exactamente igual que a los judíos. Los árabes son ciudadanos con todos los derechos, y pueden votar en todas las elecciones, pueden postularse para el parlamento (y muchos sirven en él), sirven como miembros de la Corte Suprema, como jueces en otras cortes, como maestros y profesores universitarios, el 20% de los estudiantes universitarios del país son árabes (a pesar de ser sólo el 18% de la población), etcétera. Lisa y llanamente, no hay ninguna ley ni regulación que llame a ninguna forma de apartheid. Usted puede ir a Israel (y puede que hacerlo le ayude mucho) y vea: no hay restaurantes que prohíban el ingreso de árabes, tampoco negocios que prohíben el ingreso de árabes (cristianos o musulmanes), no hay autobuses sólo para judíos, ni trenes, ni universidades, ni hoteles, ni playas. Todos los israelíes tienen los mismos derechos.

No sólo eso, sino considere también la situación de las mujeres en los países musulmanes, especialmente ahora que el Salafi y otros grupos musulmanes radicales están tomando el control en la región. En Israel, las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres.

He aludido a la libertad religiosa y a su negación en todos los países árabes. La posición israelí ha sido establecida de esta forma:

"Toda persona en Israel disfruta de libertad de consciencia, de creencia, de religión y de culto. Esta libertad le está garantizada a toda persona en todo régimen liberal y democrático, y por lo tanto se le garantiza a toda persona en Israel. Es uno de los principios fundamentales sobre los que el Estado de Israel está basado… Esta libertad está parcialmente basada en el Artículo 83 del Orden de Palestina en la Asamblea de 1922, y es parcialmente uno de esos derechos fundamentales que "no están escritos en el libro" pero que derivan directamente de la naturaleza de nuestro estado como amante de la paz y democrático'… En base a las reglas – y de acuerdo con la Declaración de Independencia – toda ley y todo poder será interpretado reconociendo la libertad de consciencia, de creencia, de religión y de culto".

Considero que es negligente de su parte, como alguien con un intelecto considerable, que haya estado tan groseramente desinformado sobre la realidad de la vida en Israel. Su declaración va mucho más allá de los límites del discurso razonable y justo. Sólo puedo considerar que usted ha sido engañado por personas corruptas que desean diseminar falsedad sobre Israel por motivos fundamentales. En base a los hechos que le he presentado y a su libertad para abordar un avión con destino a Israel para ver todo por usted mismo, tengo que pedirle que se disculpe ante los ciudadanos de un pueblo moral, ético y democrático, tanto judíos como árabes, que han tolerado ataques casi diarios de enemigos determinados a borrarlos de la faz del planeta. Que los judíos israelíes hayan tenido la paciencia y la fortaleza moral para ofrecer una mano amistosa a tantos ciudadanos árabes al tiempo que soportaba ataques suicidas y disparos de cohetes de sus hermanos del otro lado de la frontera, debería inspirarlo a repensar. Como profesor universitario usted tiene la responsabilidad de disociarse de una mentira tan explícita como la que ha dicho. Por favor asegúreme que entiende los conceptos que he tratado de explicar.

Atentamente,

Dr. Denis MacEoin.