Es con gran tristeza que debemos informar acerca del sensible fallecimiento de Rav Reuven Birmajer HY’’D, amado Rebe y mentor del Programa Latino de Aish HaTorá en Jerusalem.

Rav Birmajer originario de Argentina, vivía en Israel con su esposa e hijos y enseñaba Torá regularmente en la división latina de nuestra Ieshivá.

Como todos los días, él pasó la mañana entera enseñando Torá con amor y dedicación, ayudando a sus alumnos y resolviendo sus dudas, y fue asesinado a sangre fría por dos terroristas palestinos tan sólo unos cuantos minutos después de que terminara su clase, mientras salía de la ciudad vieja de Jerusalem.

Sus alumnos habían creado un lazo emocional muy fuerte con él, y esto no es de extrañar, ya que, con su cálida personalidad y constante preocupación, cada uno de los jóvenes provenientes de diversos países de Latinoamérica que estudiaban bajo su tutela, no sólo encontraban en él una gran fuente de sabiduría, sino también un mentor que les brindaba guía y apoyo emocional.

Toda la familia de Aish HaTorá está de duelo.

Que Dios nos dé fortaleza y esperanza durante este difícil momento, a nosotros, sus compañeros de trabajo, a sus amigos, y especialmente a su esposa e hijos.

Con el corazón roto,

- El Staff de AishLatino.com


Rav Igal Snertz, compañero de trabajo de Rav Birmajer en la Ieshivá, escribió lo siguiente:

Ahora lo sentimos muy cerca.

Hoy en la mañana estaba Rav Birmajer enseñando en la Ieshivá latina con toda su energía, como lo hacía todos los días. En su camino de regreso a casa, un malvado cuchillo atravesó su corazón. Así, el amor ejemplar que tenía por cada uno de sus alumnos fue derramado una vez más, y esta vez para siempre.

A nivel personal puedo decir que cada vez que lo veía me fortalecía. Él tenía una entrega profunda por todos, una sonrisa constante junto con una seriedad contagiosa.

Recuerdo cómo en las reuniones de staff de la Ieshivá él se preocupaba por el bienestar de cada uno, pero nunca imponía su opinión. Era un ejemplo de compromiso y humildad.

Es muy doloroso perder un guía espiritual, un compañero, un ejemplo. No es enojo contra el asesino, ni preocupación por la situación en Israel. Es lo que nos hace recordar, del modo más doloroso, el orgullo inmenso que debemos sentir por ser parte de este pueblo, un pueblo que tiene el privilegio de tener a personas como él entre sí.

- Rav Igal Snertz

_________________________________________________________

Para ayudar a la familia Birmajer, por favor haz clic aquí.