Los clientes hambrientos que esperaban para encargar su almuerzo en Falafel Harel en la ciudad de Bat Iam, quizás no comprendieron lo especial que era el hombre que los atendía detrás del mostrador. Tal Kupferstein, padre de cinco hijos, abrió su comercio de falafel en el mes de agosto. Cuando no estaba detrás del mostrador recibiendo pedidos, era un voluntario de United Hatzalá, el servicio israelí voluntario de emergencias médicas.

United Hatzalá es un grupo de más de 5.000 israelíes comunes y corrientes que pasan voluntariamente un entrenamiento especial para casos de emergencia y están disponibles para responder a emergencias médicas en todo el país, sirviendo a todo el mundo sin diferencias de raza, religión ni origen nacional.

Equipados con tecnología de GPS y bicicletas especialmente equipadas, los voluntarios tienen un tiempo promedio de respuesta de sólo tres minutos en todo el país. En las ciudades y en áreas metropolitanas el tiempo de respuesta promedio es de 90 segundos.

El 15 de noviembre del 2019, Tal Kupferstein recibió un llamado sobre un accidente cercano y salió a ofrecer su ayuda. Trágicamente, mientras acudía al lugar él mismo fue embestido por un auto y resultó gravemente herido. Con una perforación en el pulmón, costillas quebradas y fracturas en la pelvis y la pierna, Tal fue sometido a una cirugía de emergencia y enfrenta un largo período de recuperación.

Los servicios de emergencia ya salvaron la vida de Tal, ahora Hatzalá decidió salvar también su negocio.

Una vez que quedó claro que Tal estaba fuera de peligro, sus compañeros voluntarios de Hatzalá quisieron seguir ayudándolo. Tal abrió hace muy poco tiempo Falafel Harel, y el comercio es el único medio de manutención para su familia. Los servicios de emergencia ya salvaron la vida de Tal; ahora Hatzalá decidió salvar también su negocio.

Los voluntarios de Hatzalá se anotaron para trabajar detrás del mostrador de Falafel Harel, para mantenerlo abierto y ayudar a la familia Kupferstein. En unos pocos días los voluntarios se anotaron para cumplir turnos durante dos meses. Un voluntario de Hatzalá, que tiene un comercio de falafel en la ciudad de Jolón, incluso cerró un día su propio negocio para poder mantener abierto el falafel de Tal.

Eli Beer ayudando en el falafel

Eli Beer, presidente y fundador de United Hatzalá, se anotó para cumplir un turno el 19 de noviembre. “Nosotros (Hatzalá) somos una red nacional de paramédicos voluntarios, una red formada por personas maravillosas que no sólo ayudan a los enfermos y a los heridos, sino que también se ayudan los unos a los otros”, explicó. “Es alentador ver con qué velocidad los voluntarios de todos los rincones de Israel se anotaron para cumplir un turno aquí en el comercio, y mantenerlo funcionando hasta que Tal pueda volver a hacerse caro. Esto realmente demuestra que United Hatzalá es más que una organización. Somos una familia”.

Cuando se difundió la noticia de que los voluntarios de Hatzalá estaban trabajando en el falafel, muchos israelíes fueron a comer a Falafel Harel. Algunos clientes ordenaron que el falafel fuera enviado a soldados y a otros voluntarios de servicios de emergencias. Hatzalá fijó un formulario especial para que pudieran donar comida de esta manera. Cada comida cuesta 20 shekels, alrededor de 5,75 dólares.

A pocas horas de difundirse esta idea, un donante compró mil comidas para ser distribuidas a soldados. El presidente de United Hatzalá Internacional, Mark Gerson, abrió una campaña de contribuciones paralelas (matching) de las primeras 2.000 porciones encargadas para ser enviadas a soldados y voluntarios de servicios de emergencias, subvencionando otras 2.000 porciones. Mientras trabajada detrás del mostrador sirviendo falafel y sándwiches en pita, Eli Beer explicó: “Tenemos la oportunidad de juntar un sueldo para Tal y su familia, y al mismo tiempo ayudar a nuestros soldados y voluntarios hambrientos. Esta es una maravillosa oportunidad para donar”. Cuando miles de soldados y voluntarios en todo Israel reciben un regalo inesperado de un delicioso falafel, ese sentimiento de gratitud se expande por todo Israel.


Para ayudar a Tal, haz clik aquí.

Aquí puedes comprar comidas para soldados y voluntarios de emergencias israelíes: https://www.myofficeguy.com/p/n37k6/vbcop/

Si estás en Israel, puedes encontrar Falafel Harel utilizando Waze, el app de navegación inventado por israelíes:  https://waze.com/ul/hsv8wnep51