Naveh Shindler, de Brujin, en el centro de Israel, tenía diez años en el 2014 cuando tres adolescentes israelíes, Naftali Fraenkel (16), Guilad Shaer (16) y Eyal Yifraj (19) fueron secuestrados y asesinados. Ellos regresaban a su casa de la escuela cuando los secuestraron terroristas de Hamás. A continuación tuvo lugar una búsqueda masiva que mantuvo en vilo a la nación. Dos semanas más tarde encontraron sus cuerpos.

Naveh con el Séfer Torá que él donó.

Profundamente afectado por la búsqueda de los jóvenes, Naveh se comprometió a donar uno de los objetos más sagrados del judaísmo, un Rollo de la Torá, en memoria de los tres adolescentes. La semana pasada, en una emotiva ceremonia, Naveh cumplió su sueño y donó un Séfer Torá a la sinagoga de su comunidad.

De caramelos a letras

Naveh comenzó a juntar la enorme suma de 100.000 shekels ($30.000) necesaria para encargar un Séfer Torá, vendiendo caramelos a sus amigos. Él colocó mesas con cajas de palitos ácidos en su escuela y en su movimiento juvenil Bnei Akiva. Al principio su plan despertó reacciones de incredulidad.

En la ceremonia, la madre de Naveh admitió: “Cuando fuiste por el pueblo anunciando que ibas a donar a nuestra sinagoga un Rollo de la Torá en memoria de los tres jóvenes, nadie tomó en serio tu sueño, pero trabajaste sin descanso e hiciste todo lo posible para convertirlo en una realidad”.

Naveh vendiendo caramelos

Como el impulso creció, Naveh reclutó un equipo de vendedores en diversas ieshivot y seminarios. Su madre explicó: “Les dabas a tus amigos cajas repletas de caramelos y cada tarde ellos regresaban con las cajas vacías, pero repletas de monedas”.

“Nada se puede interponer ante la voluntad de triunfar”

Entre el desafío de mantenerse enfocado y comprometido en el proyecto a largo plazo, Naveh se mantuvo siempre con una actitud positiva. En una ocasión, después de estar parado durante horas en un evento vendiendo caramelos, se perdió la caja repleta de dinero. Su madre lo elogió: “No te diste por vencido. Sólo dijiste que con ayuda de Dios al final llegarías a tu meta, y eso fue lo que hiciste”.

Los tres adolescentes asesinados

Citando al maestro jasídico, Rabí Najman de Breslov, Naveh explicó la filosofía que lo impulsó a seguir adelante en contra de todas las probabilidades. “En este mundo nunca hay una razón para perder las esperanzas, para dejarse caer y darse por vencido”.

“Muchas personas dijeron que no lo lograríamos, pero nada puede interponerse ante la voluntad de triunfar. Todo es posible cuando realmente deseas lograr algo que para ti es importante”.

Una ceremonia emotiva

Hace algunos meses, cuando Naveh Schindler logró reunir la suma total, habló con un escriba para que escribiera el Rollo de la Torá. La semana pasada en una ceremonia con gran asistencia de público, Naveh Schindler completó la escritura de las letras finales del Rollo. “Fue muy emotivo. ¡Realmente lo logramos!”, dijo.

Completando el Séfer Torá

El rollo de la Torá que se leerá cada semana en la sinagoga comunitaria de Naveh fue recibido con horas de bailes, música, una comida festiva y discursos de los líderes de la comunidad. Entre los cientos de invitados, también participaron los padres de los tres adolescentes asesinados, Guilad, Naftalí y Eyal.

“No hay palabras para describir cuánto te agradecemos nosotros como familia”, dijo Abraham Fraenkel, el padre de Naftalí, elogiando la “visión, bondad, determinación, fe y duro trabajo” de Naveh Schindler.

Rajeli Fraenkel, la madre de Naftalí, agregó: “Hay algo sumamente inspirador que nuestros jóvenes nos enseñan aquí respecto a ser audaces y mantenerse inquebrantables. Realmente esta es para nosotros una lección de vida respecto a ser tenaces y seguir adelante hasta el fin. Este joven y sus amigos convirtieron caramelos, popcorn y helados en un valioso Séfer Torá”.