“¿Cómo van a obtener tus hijos una buena educación secular?”.

“Es tan caro. ¿Cómo puedes pagarlo?”.

Cuando llegó el momento en que mi marido y yo debíamos elegir una escuela primaria para nuestro hijo mayor, todos tenían una opinión. Los cuestionamientos llegaron rápidamente, y de manera agresiva. Para algunos de mis amigos, nuestra decisión de enviar a nuestros hijos a una escuela judía era elitista. ¿Acaso la escuela pública local no era lo suficientemente buena para nosotros?

Otros nos advirtieron sobre los bajos estándares que debíamos esperar de una escuela judía.

Mis parientes estaban aún más preocupados. Todos estaban acostumbrados a que yo fuera “la religiosa”, respetando cashrut y Shabat. Pero ahora estaba a punto de traspasarle este estilo de vida “excéntrico” a mis hijos.

Todos los comentarios negativos me dejaron un poco preocupada, aún después de haber encontrado una escuela maravillosa. ¿Acaso estaba privando a mis hijos de una buena educación?

Respuestas Específicas

Han pasado unos años desde que tomamos la decisión de enviar a nuestros hijos al colegio judío, y sentimos que fue la alternativa correcta. De hecho, los beneficios han sido más grandes de lo que alguna vez imaginamos. Aquí están nuestras respuestas a algunas de las inquietudes más apremiantes que enfrentamos.

“Tú fuiste a una escuela pública, ¡y sin embargo tienes una fuerte identidad judía!”.

Mucha gente señaló esto. Tanto mi marido como yo asistimos a escuelas públicas, y luego, como adultos, adoptamos un estilo de vida judío religioso-observante. ¿No conservarían nuestros hijos identidades judías similarmente fuertes yendo a una escuela no judía?

Desafortunadamente, lo más probable es que no. Mientras que todas las personas son diferentes, y hay excepciones a cada regla, estadísticamente los judíos que no asisten al colegio judío tienen muchas menos posibilidades de identificarse con el judaísmo cuando son adultos. Una medida para esto son las tasas de matrimonios mixtos. Mientras que los adultos judíos que asistieron a escuelas seculares se casan con personas de otra religión en una tasa mayor al 70%, los adultos judíos que asistieron a colegios judíos tienen una tasa de casamiento mixto bastante inferior al 10%.

Ya puedo ver las raíces de este fuerte amor de ser judío en los estudiantes de la escuela de mis hijos. A medida que los niños aprenden a rezar en hebreo, a celebrar las festividades judías juntos y aprenden Torá, se sumergen en una amorosa atmósfera de Torá. Podrán recurrir al conocimiento y a los recuerdos que están obteniendo ahora durante todas sus vidas.

“¿Cómo obtendrán tus hijos una buena educación secular?”.

Este era mi miedo más grande. Y resultó ser que este miedo fue el que más rápido se desvaneció. Todos los padres quieren una buena educación para sus hijos (incluyendo a aquellos que los mandan a colegios judíos), y les exigen a sus escuelas que se adhieran a los estándares más altos, empleando los métodos de enseñanza más modernos, y utilizando los equipamientos más nuevos. Los maestros de mis hijos asisten regularmente a clases y conferencias junto a sus colegas de escuelas públicas y de colegios privados no judíos, y se aseguran de que el plan de estudios y las mediciones de los resultados de los exámenes estén en los niveles más altos de nuestra región. Esto también es verdad para otros colegios judíos. De hecho, en mi región, la mayoría de las escuelas judías se posicionan dentro de las mejores escuelas del estado.

“Ellos pueden aprender todo lo que necesitan sobre judaísmo asistiendo a algún movimiento o a una escuela dominical tan sólo una vez por semana”.

El judaísmo es una religión de 3.500 años. ¡Hay una cantidad infinita de material para aprender! Y nada menos que en hebreo. Los Cinco Libros de Moisés, los 613 mandamientos, los 62 volúmenes del Talmud, los Profetas y los Escritos, sólo para empezar… Me pregunto cómo harán mis hijos para hacer mella en todo el conocimiento judío que hay para aprender, ¡inclusive yendo a colegio judío todos los días!

Sí, los niños pueden aprender mucho en las clases de las escuelas de los domingos, pero ni siquiera el mejor programa de dos horas puede transmitir el mismo material que un programa de estudios de tiempo completo.

“¡Es tan caro! ¿Cómo puedes pagarlo?”

Mucha gente dice que considerarían mandar a sus niños a escuelas judías pero que son disuadidos por la idea de pagar altas tarifas mensuales.

Sorprendentemente, el costo del colegio judío es a menudo menos de lo que mucha gente cree. En muchas escuelas, la mayoría de las familias recibe ayuda financiera. Incluso hay organizaciones en muchas comunidades para recolectar fondos comunales para ayudar a subsidiar el costo de las escuelas judías. Algunos colegios ofrecen descuentos para hermanos. Otros permiten que parte de los costos sean cancelados a través de la participación de los padres en eventos de la escuela.

No quiero endulzar las cosas (demasiado), nosotros sin duda luchamos con los pagos. Pero cuando calculo lo que sería pagar la escuela dominical y actividades judías adicionales para nuestros hijos, no parece ser tan malo. Estamos pagando más, pero creo que estamos recibiendo una recompensa más grande en términos del aprendizaje de nuestros niños, y también de sus identidades.

“¿No quieres que tus hijos aprendan sobre otros pueblos, sobre otras culturas? ¿Cómo harán eso en un colegio judío?”

¿Qué es lo que los padres realmente quieren cuando alientan a sus hijos a hacer nuevos amigos? Presumiblemente, quieren que sus hijos aprendan respeto y tolerancia, y esas cualidades son enseñadas muy fuertemente en las escuelas judías.

Recuerdo lo sorprendida que estuve en el “día de Martin Luther King” cuando mi hijo fue al colegio. Las escuelas públicas locales estaban cerradas, pero la escuela judía de mis hijos estaba abierta, presentando cada año una gran asamblea para marcar el día festivo.

Descubrí que la semana de Martin Luther King es uno de los principales eventos del programa de estudios anual del colegio judío, y que los maestros hablan acerca de valores judíos como igualdad y justicia y enseñan sobre Martin Luther King y otras figuras importantes que lucharon por los derechos civiles. El carácter judío del colegio informa y enriquece su estudio del mundo.

Los niños aprenden sobre culturas diferentes, y lo hacen con un firme entendimiento de quiénes son ellos como judíos.

Quiero que se les enseñe a mis hijos nuestra rica historia judía, nuestras propias canciones hermosas, nuestro propio lenguaje judío, nuestros propios libros sagrados, nuestras propias tradiciones cálidas. Quiero que aprendan sobre el mundo, y que también aprendan qué papel juegan ellos en él. Antes de despacharlos al mundo siendo adultos, déjennos primero darles esa base, ese conocimiento de dónde vienen y de quiénes son, como personas judías.

Todos los días, judíos de todo el mundo recitan el “Shemá”, rememorando las palabras que Dios le dijo al pueblo judío después de darnos la Torá: “Y estas palabras (de Torá), que les ordeno este día… se las enseñarán a sus hijos…”

Estamos complacidos con nuestra decisión, sabiendo que estamos creando el próximo eslabón en la cadena que se extiende 130 generaciones hacia atrás hasta Sinaí.