La vida judía en Europa se está volviendo insostenible. Un cuarto de los judíos europeos tienen miedo de utilizar ropa o joyas distintivas judías, y el 23% temen ir a eventos o lugares judíos. Cerca de un tercio de los judíos europeos está considerando actualmente emigrar. Un gran estudio que fue realizado en el año 2013 reveló que dos tercios de los judíos europeos sienten que el antisemitismo ha tenido un impacto negativo en sus vidas.

Y en este ambiente de constante antisemitismo ocurrió nuevamente algo horrendo. El sábado 24 de mayo del 2014, un hombre armado entró al Museo Judío de Bélgica y abrió fuego matando a cuatro personas. Las víctimas fueron un empleado del museo de 23 años de edad, una pareja de Tel Aviv de 50 años aproximadamente que estaban de vacaciones en Bruselas y un voluntario del museo. A pesar de que la policía belga arrestó a un hombre poco después de los asesinatos, éste fue prontamente liberado y la policía aún continúa buscando a los dos hombres que fueron vistos en la escena de la balacera.

En las horas siguientes al ataque, las autoridades belgas condenaron rápidamente no sólo los asesinatos, sino que también el clima de antisemitismo que permitió que ocurrieran. El ministro del interior belga anunció inmediatamente que había sido incrementada la seguridad en todos los lugares judíos de Bélgica, y el primer ministro Elio Di Rupo hizo una declaración de apoyo a los 42.000 judíos que conforman la fuerte comunidad local diciendo que todos los belgas estaban con ellos.

Pero a pesar de que sus palabras son bienvenidas, claramente no son suficientes para apaciguar los miedos de los judíos belgas; Bélgica ha registrado un creciente nivel de antisemitismo, con un alza del 30% en los últimos años, lo cual se refleja en una comunidad que está cada vez más en estado de sitio.

El primer ministro Benjamín Netanyahu culpó del ataque al creciente clima de temor que inquieta a los judíos de Europa, llamándolo "el resultado de un incitamiento constante en contra de los judíos y de su estado. Continuamos oyendo calumnias y mentiras en contra del Estado de Israel en suelo europeo, mientras que los crímenes en contra de la humanidad y los actos de asesinato que son perpetrados en nuestra región son sistemáticamente ignorados".

"El ánimo de la comunidad judía de Bélgica es realmente muy bajo", confirmó Raya Kalenova, la vicepresidenta del Congreso Judío Europeo, quien vive en Bruselas. "Ellos ni siquiera reportan los ataques antisemitas. Consideran que no sirve de nada reportarlos y no se sientes protegidos. Es claro que la atmósfera general no es buena acá en Bélgica, especialmente debido al sentimiento anti-israelí".

Y ese sentimiento está creciendo. Tres semanas antes del ataque al Museo Judío, Bruselas fue testigo de un rally anti-judío que fue organizado por el antisemita miembro del parlamento Laurent Louis. El rally, en el cual participaron negadores del Holocausto y el comediante anti-israelí Dieudonné, fue prohibido por las autoridades locales, pero estos se las arreglaron para reunir a cientos de manifestantes antes de que la policía disolviera la manifestación. Y en el momento del ataque había otro evento anti-Israel desarrollándose en Bruselas: un gran concierto y rally en el parque Parc du Cinquatenaire.

Mientras estamos de duelo por el atentado en el Museo Judío de Bruselas, ¿qué podemos hacer para combatir el clima de odio que está acosando a las comunidades judías de Europa y de otras partes del mundo? ¿Cómo podemos vivir correctamente nuestro duelo por estas cuatro víctimas, quienes fueron asesinadas en una de las grandes capitales europeas simplemente por el hecho de ser judíos?

Aquí te presento cinco sugerencias:

1. Estar juntos

El atentado al Museo Judío de Bruselas nos recuerda que no importa dónde estemos, todos somos parte del mismo pueblo judío. Haz un esfuerzo para sentir que a pesar de que las victimas están lejos de nosotros o que hablan un lenguaje diferente, igualmente son nuestros hermanos y hermanas. Su tragedia también es nuestra tragedia.

2. Realiza buenos actos en su memoria

La respuesta judía ante las catástrofes es responder haciendo el bien. Cuando vemos que hay mal en el mundo, la Torá nos pide que trabajemos para incrementar la benevolencia y la justicia que hay en el mundo.

Considera una nueva mitzvá, como encender las velas de Shabat o leer un texto judío, por el mérito de las almas de quienes fueron asesinados en el Museo Judío de Bélgica. Discute con tu familia sobre ideas de proyectos que puedan hacer para ayudar a otros en memoria de los fallecidos.

3. Combate el odio con orgullo

La mejor defensa ante el antisemitismo es no tener miedo de vivir con judaísmo y de aprender más de él. Haz algo para profundizar tu conexión con el judaísmo, con Israel y con el pueblo judío en general, en memoria de las víctimas de Bélgica que fueron asesinadas por ser judíos.

4. Levántate contra el antisemitismo

No tengas miedo de llamar al antisemitismo por lo que es: un odio irracional en contra del pueblo judío. Levántate en contra de las declaraciones antisemitas, ya sea que estén aplicando un doble estándar al estado judío o que estén menospreciando o difamando a los judíos o a las prácticas judías.

Resiste las ganas de racionalizar estos actos. Nada puede justificar el asesinato de gente inocente.

5. Sé voluntario en tu comunidad

No sólo los judíos de Bélgica necesitan nuestra ayuda. En mérito de quienes fueron asesinados en Bruselas, observa tu comunidad local y ve qué necesidades hay que podrías ayudar a suplir.

Intenta ser voluntario cerca de casa. Además de ayudar a otros, al ayudar a nuestras comunidades en tiempos de crisis podemos ayudar a que se generen nuevas conexiones con otros judíos, lo cual a su vez puede ayudar a que nos fortalezcamos a nosotros mismos.