La semana pasada, encontraron en Varsovia, debajo de un edificio que una vez fue parte del gueto, una caja con tefilín (filacterias), libros de plegarias y armas.

Rav Abraham Krieger, el fundador del instituto de investigación del Holocausto Shem Olam, trajo este increíble hallazgo a Israel. "A pesar de los horrores y de la cruel realidad en la que vivían, los judíos en el gueto continuaron observando las costumbres y la tradición con la que habían crecido", dijo Rav Krieger en una entrevista con Aishlatino.com.

Los tefilín fueron hallados en una construcción en la zona donde una vez estuvo el gueto.

Los nazis crearon el gueto en noviembre de 1940, y obligaron a alrededor de 400.000 judíos de la ciudad y de las zonas aledañas a reducirse en un espacio que constituía sólo el 2,5% de la ciudad. En el verano de 1942 comenzaron las deportaciones al campo de exterminio Treblinka, donde fueron asesinados la mayoría de los judíos de Varsovia.

Bunkers ocultos

Desde enero de 1943, los judíos comenzaron a organizarse en una fuerza de combate que mantuvo alejado al ejército alemán durante un mes antes de que arrasaran la mayor parte del gueto. En los últimos años, las autoridades polacas comenzaron a demoler los edificios que estaban dentro del gueto de Varsovia para convertirlos en edificios residenciales en un proceso de renovación urbana.

"Tras una de estas demoliciones, los obreros descubrieron la entrada a un búnker cavado como preparación para el levantamiento del gueto de Varsovia en 1943. El hecho de haber descubierto 20 pares de tefilín concentrados en un lugar da testimonio de que en el gueto seguían viviendo una vida judía", explicó Rav Krieger. "La gran cantidad de tefilín señalan que lograron seguir rezando dentro del bunker, bajo las mismas narices de los nazis".

Los bunkers descubiertos debajo de un edificio en el borde del gueto eran una ruta de escape hacia el lado ario de la ciudad. "Eran varios bunkers conectados entre sí", explicó Rav Krieger. "Nuestra suposición es que este lugar funcionaba como un pasadizo que conectaba los dos mundos. Nuestros historiadores sostienen que este es un lugar que usaban como punto de contacto los combatientes y aquellos que tenían contacto con la parte aria de la ciudad".

Los combatientes salen del gueto en abril de 1943 tras haber mantenido alejado al ejercito alemán durante un mes.

Los tefilín llegan a Israel

"Tenemos en la zona gente que siempre está buscando ítems que puedan sacar a la luz el espíritu de resistencia judío durante la guerra", explicó Rav Krieger. Los oficiales del gobierno polaco en Varsovia acusaron a Shem Olam de sacar de contrabando los ítems a Israel.

"Si caminas por las tiendas de antigüedades de Varsovia, verás rollos de la Torá y toda clase de artefactos judíos. Los habitantes locales que los encuentran están dispuestos a tratar de venderlos por algunos dólares. Es un doble estándar que el gobierno polaco critique la adquisición de esta clase de artefactos cuando hacen muy poco para evitar que los habitantes locales ganen dinero con ellos. También existe la intención de destruir y ocultar artefactos que dan testimonio de los horrores del pasado de Varsovia".

Rav Krieger se negó a discutir cómo fueron adquiridos los tefilín y cómo llegaron a Israel.

Se descubrieron 20 pares de tefilín, libros de plegarias y armas. Cortesía de Shem Olam.

Shem Olam

Rav Krieger, hijo de sobrevivientes polacos que estuvieron en los guetos y en Auschwitz, fundó Shem Olam en 1997 para registrar y educar sobre el espíritu judío durante el Holocausto.

"La manera en que los judíos responden a las crisis demuestra su tremenda fuerza y fortaleza, Aprender sobre una nación en sus momentos más difíciles te permite ver quiénes son realmente. Lo que encontraron en este búnker sin duda da testimonio del espíritu de los judíos que lo usaron.

"Había muchos judíos para quienes colcocarse tefilín era una forma de vida, tan natural y esencial como vestirse, comer, beber y respirar. También estaban quienes quizás no eran observantes en la práctica, pero para quienes era una forma activa de resistencia.

"Los nazis quisieron reducir a loa judíos del gueto a un nivel subhumano, en su lenguaje untermen. Cuando se hizo cargo Jurgen Stroop, el oficial nazi encargado de destruir el levantamiento, ordenó tratar a los judíos como a alimañas, así que de lo único que se preocuparon fue de la comida. Él asumió que eventualmente capitularían".

Rav Abraham Krieger fundó Shem Olam en 1997

Rav Krieger agregó: "Colocarse tefilín era y sigue siendo un recordatorio de la santidad y la espiritualidad a la que aspira el pueblo judío. Colocarse tefilín demuestra que eran lo opuesto de untermen".

Ahora en Israel, los tefilín se encuentran en el archivo de Shem Olam, cerca de Netania, Pero Rav Krieger dice que desea aprovechar su inspiración para las futuras generaciones.

"Tenemos un proyecto llamado 'De la infancia a la adultez', en el cual invitamos a niños israelíes de edad escolar a aprender sobre las vidas de los judíos de su misma edad durante la Shoá. Nos gustaría darles a los jóvenes israelíes una oportunidad de colocarse estos tefilín aunque sea por unos pocos segundos, para conectarse con ellos como un símbolo de inspiración y fuerza".