La fábrica de matzot está vacía y lista para comenzar a producir matzá especial para Pésaj. Todo el proceso, desde el momento en que el agua toca la harina hasta que la masa entra al horno, debe completarse en 18 minutos. En la pared hay cronómetros para ayudar a asegurar que ningún paso del proceso lleve más tiempo del necesario.

Dado que los 18 minutos comienzan cuando se unen el agua y la harina, el agua que se usa para preparar la matzá se mantiene en un pequeño cubículo en el que se cuida que no entre nada de harina. Mientras espera el llamado para comenzar cada ciclo de 18 minutos, uno de los trabajadores en la fábrica recita Salmos desde un pequeño libro de plegarias.

También la harina se mantiene en una habitación separada. Cuando están listos para comenzar a hornear, se abre una ventana y vierten la harina en el bol para amasar. Luego cierran la ventana antes de verter el agua para asegurar que no entre agua a la habitación de la harina.

Cuando la harina está en el bol para mezclar, se le agrega agua y comienza el amasado.

Apenas se une el agua con la harina, alguien comienza a amasar a mano

Cuando la masa está lista, pasa al equipo encargado de amasarla en una mesa especial de amasado. Todo se hace a mano, rápidamente y con concentración.

Tras unos minutos de ser aplastada y doblada, la masa pasa a la mesa donde se la estira.

La masa se corta en pequeños discos. Primero se los presiona a mano y luego pasan por la línea en la que se usan unos rollos de metal para aplastarla.

El disco de masa pasa por múltiples rollos que la aplastan y le dan la forma clásica redonda de la matzá shmurá (cuidada).

Ahora que la masa está bien fina se la perfora. Los pequeños hoyos que cubren la matzá permiten que se hornee de forma pareja, asegurando que no queden bolsillos de masa cruda (¡esto también ayuda a que su sabor sea maravilloso!)

Después de haber perforado la masa, se la coloca con cuidado sobre un largo palo para transportarla al horno

La masa de la matzá es transferida a un horno especialmente construido para hornear matzá para Pésaj.

Luego la masa se coloca plana para que se cocine

Una fila de masa de matzot se agrega de un lado del horno mientras que otra fila ya está casi lista para sacarla.

La matzá se hornea rápidamente y se saca del horno apenas está lista. La matzá caliente se coloca en una mesa con una red de metal que permite que las migas caigan al suelo y no queden en la matzá.

La matzá se revisa cuidadosamente para asegurar que no haya dobleces ni bolsillos. Un doblez en una matzá podría contener masa que no llegó a hornearse por completo y si se la deja puede provocar que la matzá no sea kasher para Pésaj.

Cualquier doblez o bolsillo que se encuentra se quiebra y se descarta

La matzá se transfiere a carros hasta que se enfrían.

Una vez que la matzá se enfrió, se la pesa y se la empaca. Cada caja se etiqueta de acuerdo con la calidad, el peso y el destino.

¡Un feliz Pésaj para todos!