Leí una historia muy conmovedora sobre residentes de un lujoso edificio de departamentos en Berlín que comenzaron a hacerse la siguiente pregunta: ¿Acaso vivían judíos en este edificio antes que nosotros? Y, ¿qué pasó con ellos?

Ellos se tomaron la pregunta en serio y realizaron una gigantesca búsqueda internacional para averiguar el destino de aquellos que habían vivido en sus departamentos anteriormente – algunos judíos de los 160.000 que vivían en Berlín antes de que Hitler subiera al poder.

La motivación para este proyecto nació cuando Peter Schulz, un residente del edificio, estaba viendo una exhibición sobre los judíos antes de la Segunda Guerra Mundial. De repente se encontró frente a una fotografía de dos niños parados en un balcón – increíblemente este era el balcón de su departamento.

Se obsesionó con averiguar la identidad de aquellos niños. Después de mucha investigación, descubrió que uno de ellos, Werner Vohs, fue asesinado a los 17 años en Auschwitz. La niña en la foto, su hermana Margot, era la única sobreviviente de la familia inmediata. Ella vive hoy en día en Perú.

Schulz convocó a los demás residentes del edificio a una reunión y los sumó a su proyecto. Ubicar a los residentes anteriores le llevó más de tres años de intensa búsqueda, con cientos de horas revolviendo archivos de la ciudad y enviando cartas a todo el mundo para reunir información.

En total, descubrieron que 28 residentes de su edificio habían sido expulsados por los Nazis. La mayoría de ellos habían sido asesinados en Auschwitz, Theresienstadt o Treblinka.

De los residentes previos, Kurt Landsberger tenía 18 años cuando fue obligado a dejar el edificio. Hoy tiene 90 años y vive en Nueva Jersey.

Cuando fue ubicado por los residentes actuales, lo invitaron a visitar su viejo departamento. Landsberger voló a Berlín, en donde recibió un emotivo tour del lugar donde había pasado su infancia.

Como culminación del proyecto, los residentes fijaron una placa permanente, en la entrada del edificio, con la lista de los 28 nombres de los ex-residentes judíos.

Una de las residentes actuales, Gabrielle Pfaff, declaró lo siguiente: "Nací en 1949 y a menudo le pregunté a mis padres lo que hicieron durante el período de los Nazis. La generación de mis padres cerró sus ojos. Quiero asegurar que un crimen así nunca vuelva a ocurrir".